viernes, 3 de abril de 2009

El chongo


¿Qué mujer no ha dicho alguna vez en la vida: "¡Quiero un chongo!"? Según encuestas recientes 9 de cada 10 mujeres alguna vez dijeron: "¡Quiero un chongo!", en cambio, la restante dice permanentemente "¡Quiero dos, o más, chongos!".



El chongo no es una tribu urbana, es más bien una subespecie dentro de la especie humana. Chongos siempre existieron. Existen desde la época de las cavernas. Cada vez que un hombre se ausentó varios días de su casa, los servicios del chongo fueron requeridos.


Según la sabiduría popular, un chongo es un juguete sexual humano que presta sus servicios a personas necesitadas de sexo. Pero esta definición es algo simplista.


Para ententer al chongo hay que revisar un poco la historia. Los servicios del chongo siempre fueron requeridos, en la época de las cavernas, cuando el hombre se iba por largos períodos de caza; en la edad media, durante las cruzadas; en la época de la conquista, cada vez que se iba a explorar las americas; las guerras mundiales fueron un festín para el chongo. Luego de la segunda guerra mundial, el chongo entra en un período de decadencia, el hombre, bien macho dejaba poco el hogar y sus servicios no fueron requeridos; en la década del 60 el chongo profesional pasó su momento más nefasto cuando surge el amor libre, ¿Quién quiere un chongo cuando todos lo hacen con todos y gratis?. Finalmente, hace ya un siglo, en la década de los 90's aparece el hombre metrosexual. Muchas mujeres y algunos no muy hombres derramaron lágrimas de emoción: ¡Por fin un hombre con el sexo de un metro!!! pero no, no se trataba de eso la cosa. El macho se amariconó, empezó a practicar step, ponerse cremitas en la cara, hacerse la depilación definitiva, etc. Como todo, tiende a empeorar, mientras hombre y mujer peleaban por utilizar la misma máscara de barro, la mujer dice "¡Basta!" y corrió a comprarse un consolador. Todo seguía bien, para todos menos para el chongo, hasta que la producción de consoladores comenzó a llegar a volúmenes insospechados. Cómo los materiales con que se hacen los consoladores son contaminantes, este aumento del nivel de contaminación provocó que el pacto de Kioto limitara la fabricación de consoladores a niveles mucho más bajos que lo requerido por la demanda de esos aparatos. Por suerte, la moda es sabia y en escena aparece Nacha Guevara diciendo: "Este cuerpito, lo conseguí haciendo yoga y comiendo lechuga". Este comentario, aparentemente inocente, desató que la población se vuelque a la onda natural. Las zanahorias y los pepinos, si bien eran naturales, no eran un buen reemplazo para el ya mencionado adminículo, y se buscó un reemplazo más satisfactorio: "El chongo". Que volvió siendo la alternativa verde del consolador. Con los niveles de contaminación regresando a valores normales, se decreta el 7 de mayo como día internacional del chongo, para celebrarlo se estrena la película "The chongo return".


El chongo no se hace, se nace


Muchas personas intentan ser chongos y fracasan estrepitosamente en su intento, para ser chongo hace falta algo más que vocación, la genética te tiene que ayudar, si tu gen de chongo no está activo, no serás un buen chongo. Cuando nace un chongo se nota fehacientemente. Todas las enfermeras del hospital dicen "A la mierda... que pedazo de... ", eso ya te define. Si no te pasa eso, ya fue. Ni lo intentés, no tenés el gen del chongo.


El chongo es un ser orgulloso, con mucho respeto por sí mismo. No tiene un himno propio pero sí prefiere conjugar un verbo por sobre los otros: "Empomar". Preste atención a la conjugación de este verbo irregular:

Yo empomo (a todas la mujeres)
Tú no empomás (pero eres cornudo)
Él no empoma (es impotente)
Nosotros nos empomamos (a todas todas las mujeres)
Vosotros sois cornudos
Ellos son impotentes

Películas favoritas de un chongo

- El chongo I, II, III y IV
- Chongo mirando al sudeste
- ¿Donde estás chongo de mi vida que no te puedo encontrar?
- Eterno resplandor de una mente sin chongo
- Alien vs el congo
- Los caza chongos
- Un chongo suelto en Hollywood I, II y III
- Chongo y rechongo

Tipos de chongo

Nuestra amiga Rosalinda Piernabierta, autora del libro "Los 1000 chongos de Rosalinda" nos habla de los diversos tipos de chongos:


a- Chongo rosa: Este chongo no atiende a mujeres, es un especialista en gay. Es una contradicción de la naturaleza que tanto le a dado para que lo desperdicie así... cray

b- Chongo ambidiestro: Le da todo lo mismo, hombres mujeres, lo que sea, hoy come aquí, mañana come allá. Está todo bien.

c- Chonguito: Este no es un verdadero chongo, no tiene el gen. Es pura vocación, siempre va al frente y no le hace asco a nada. A veces decepciona pero más vale saber usarla que tenerla grande y tonta...

d- Chongo Televisivo: Este es un pelotud* que se cree muy vivo, dice empomarse a toda buena hembra que aparece en la tele pero en realidad es impotente de tanto consumir anabólicos.



e- Amateur: Este está en etapa de aprendizaje, lo hace más por deporte que por profesión. Tiene la ilusión conseguir una relación duradera, o al menos alguna relación, en síntesis es un fracasado que no sirve para nada. Cuando pesca una mujer, paga el café, la cena, el telo, a la mujer y todo lo demás. Es un pelotud* que paga y paga. A la hora de los papeles ni se le para, pero al menos pagó todo.

f- Chongo barrial: Este chongo pulula por los barrios, generalmente tiene una segunda profesión que le sirve para ocultar su condición de chongo, puede que se haga pasar por sodero, gasista, electricista, etc. Atiende a doña rosa en su propia casa. Todos los días efectúa cuatro o cinco consultas a domicilio.

g- Chongo express: A este chongo te lo encontrás de casualidad, cruzás un par de miradas y te lo empomás en el momento, por lo general te tirás un rapidín y seguís. En muy raras ocasiones lo volvés a ver.

h- Chongo de oficina: En todas las oficinas podés encontrar un chongo. Es muy útil para tirarte un rapidín ya sea en la sala de fotocopiado, en el baño o en el archivo. Todos los días un toque para recargar energía y seguir con el día de trabajo.



i- Chongo sagrado: Generalmente es un cura o un monaguillo, tiene mucho éxito sobre todo en los conventos de clausura. A veces sale del ámbito eclesiástico y anda repartiendo sus dotes a la comunidad toda. Ojo con este chongo que no le hace asco a nada.

j- Chongo profesional: Este es un chongo de pura cepa, sólo atiende a mujeres solteras, de novia, casadas, divorciadas y viudas, a veces a varias al mismo tiempo. Es caro pero el mejor. Acepta valores, efectivo y todas las tarjetas de crédito.

k- Chongo viejo: Este fue un chongo de éxito alguna vez pero ahora no levanta ni tierra. Dá lástima ver como cuenta a los demás sus años de chongo y nadie le cree.

l- Chongo fiestero: Es ideal para compartir con amigas. Le gustan las fiestas y todo tipo de orgías. Suelen llevarse a reuniones donde varias amigas se juntan y comparten chongos. No le hace asco a nada y está dispuesto a experimentar cualquier posición.

l- Chongazo: Nadie ha sido testigo de la existencia de este chongo, es un mito, el santo grial de los chongos. La manera de reconocerlo es utilizando una cinta métrica de agrimensor.


Las mujeres y el chongo


Toda mujer en algún momento se encuentra en la disyuntiva sobre si usar un chongo o no. Así le pasó a Patricia Shakespeare, hija del primo, de un sobrino, de un hermano de un tipo que tenía el mismo apellido que William Shakespeare, cuando dijo: "Chongo or not chongo". Al final dijo ¡Chongo!!! y la pasó bárbaro. Pero guarda, no es tan fácil, no se trata de conseguir un chongo sin más ni más. Así nos lo cuenta nuestra amiga Generosa D'elorto, experta en chongos. Su larga trayectoria utilizando chongos la habilita para dar algunos consejos:

- El chongo es descartable: Lo usas y lo tiras. Después de un tiempo, usar siempre la misma talla aburre, lo dejás y te buscás otro.

- Nunca te dejes objetos personales en la casa del chongo: Si el chongo no es un profesional, pensará que quieres instalarte con él y no podrás sacartelo de encima; si el chongo es un profesional pensará que quieres instalarte con él y te echará fly.



- No te pongas sentimental con el chongo: No le cuentes tus problemas, no llores sobre su hombro, no sientas simpatía por él, es sólo un chongo. Si el chongo se pone sentimental cambia de tema o mejor huye... Si el chongo se pone celoso, reemplazalo por otro sin sentimientos.. No lo humanizes.

- Nunca le des explicaciones: Es un chongo, no tenés nada que explicarle, no le interesa, tampoco le pidas explicaciones, sólo está ahí para tener sexo.

- No lo extrañes: en todo caso extraña su miembro viril. El chongo es sólo un portaobjeto.



- Las fechas no importan: No hay fechas importantes con el chongo, ni cumpleaños, ni aniversarios, ni nada, es sólo un chongo. La única fecha importante es la de tu próxima cita con él. Cuando te vas de viaje no le traes regalos, ni recuerdos, sólo las ganas de tirartelo lo antes posible.

- No te saques fotos ni videos con el chongo: podrían terminar en youtube o en otro sitio así.

- Nunca lo tomes de la mano o el brazo cuando vas por al calle con él: puede que otro chongo ande cerca.

- Úsalo para probar cosas nuevas: Películas, juguetes sexuales, nuevas posiciones, trios, cuartetos, orgias de todo tipo ¡Nunca es tarde para aprender algo nuevo!



- No dejes que el chongo curiosee: Es sólo un chongo ¿Qué se cree que és? Echale fly con frases como: "¿Y a vos que mierda te importa?" o "¿Sos boludo o te estás entrenando para que te patee el culo?"

- Hazle sentir que es un chongo: dejale en claro que no es el oficial y que tampoco es el único chongo que tienes. Cada tanto convoca a todos tus chongos y hagan juntos una fiestita.


Anímate a tener un chongo


Josefina de la Polla, autora del Best Seller "Hay un chongo en mi vida", nos cuenta parte de sus investigaciones.

Todas las mujeres tarde o temprano quieren tener un chongo pero no todas se animan. La educación, la religiión, los preceptos morales, etc. son un freno para la práctica del chongaje y prefieren mantener una relación más tradicional. Pero he aquí el error. Miles de mujeres ya han practicado el chongaje y no han querido abandonarlo nunca, incluso cuando tienen una pareja oficial. El chongaje siempre tira. En mis investigaciones recojí algunos testimonios muy interesantes:

Con el chongo se vive, se come y se educa: Del chongo se puede vivir sin trabajar, lo sé por experiencia propia, gracias al chongo logré mi independencia económica. ¿Mi secreto? Tener un chongo para cada día de la semana. Los lunes viene el sodero, pone la soda, el vino y $500 por semana; el martes paso por la escuela del nene, consigo la cuota gratis y $750 por semana; el miercoles voy al gimnasio, chongueo con el profe del gim me deja la cuota gratis, no aporta nada efectivo por semana pero vale la pena (tendría que pagarle yo); el jueves voy al supermercado chino, la china ese día va al gim, un par de polvitos con el chino del super y conseguimos la mercadería para toda la semana, incluyendo algunos gustos caros; viernes de consejal, una visita por el consejo deliberante aporta $1500 por semana; sábado por la tarde, una breve pasada por el gim, otra vez, visita al profe para calentar un poco la tarde, paso por donde los tipos hacen fierros y arreglo con el primer chongo que veo, a la noche, salidita, restaurant, baile, tragos y telo todo pagado por el chongo más $500 de aporte por semana a la causa; el domingo visita a la iglesia, nada de misa, derecho a la sacristía, el cura no aporta nada pero a cambio me perdona todos mis pecados

Martina Concha Grande

El chongo cambió mi vida: Siempre fui una mujer triste, sin una alegría. Hasta que un día me animé a tener un chongo. No estaba muy entusiamada hasta que lo ví y dije: "My god ¿Cómo puede alcanzar ese tamaño???" A partir de ese momento usé el chongo a full. Mi primer chongo parecía feliz pero luego de un tiempo sólo decía "Otra vez no, ya no puedo más" pero yo insistí hasta que lo arruiné. Con el chongo inservible, me di a la tarea de buscar, no uno, sino varios chongos. Ahora estoy pasando el mejor momento de mi vida, sólo no me levanto de la cama para abrirle la puerta al próximo chongo. Soy muy feliz.

Agustina Q. Loabierto

Incorpora un chongo a tu vida


Débora Melo, coautora del libro "Mi chongo, yo y mi otro yo", nos cuenta lo siguiente:

El chongo puede ser parte de la familia, lo usas tú, lo usa el impotente de tu marido, tu suegra se entretiene con él y la nena (de 16 años) se entrena con él. Un chongo es un objeto utilísimo que incorporé plenamente a mi familia.

El chongo es utilísimo para ampliar el círculo social. Haz reuniones de chongos en tu casa. Una vez por semana, reune a tus amigas y conocidas, cada una trae su propio chongo y efectúen un intercambio de chongos, intercambio de experiencias, etc. mientras conoces gente nueva.

El chongo es utilísimo en las mudanzas, no sólo paga el flete, también ayuda a cargar las cajas.

Deja que el chongo sea parte de tu vida o que al menos pague tus vicios...


El peligro de los chongos


Johonny Melavo, un reconocidísimo chongo, nos advierte del peligro de salir con chongos.

Los peligros de andar con chongos son varios y los enumero a continuación desde el menos hasta el más peligroso:

Enfermedades de transmisión sexual: No son nada del otro mundo, una pichicata enorme de penicilina y ya está... Si te pegás el HIV... te jodisteeeeeeeeeeeeeeeeeeeee

Encontrarte con otro de tus chongos, mientras estás con un chongo: Los chongos nunca deben juntarse a menos que sea en una orgía. Los chongos no sienten celos por tí, pero sufren celos profesionales.

Encontrarte con tu marido mientras estás con un chongo: Estás hasta las manos. Preparate para lo peor...

rip rip2 tomado de aquienseleocurre

sábado, 14 de marzo de 2009

Trucos de maquillaje para un look muy sexy



El vídeo que hoy les presentamos enseña cómo hay que maquillar el rostro para lograr un look sexy y muy seductor.

Esta técnica es realmente fácil de realizar, sólo necesitarán de los elementos de make up más comunes: un buen polvo compacto, sombras de párpados, delineador en lápiz o líquido, máscara de pestañas y un labial o gloss.

¡Presten atención y pongan manos a la obra para lucir como unas hermosas princesas este fin de semana!

fuente femenino

Elige un disfraz muy sexy para aumentar el deseo



















La pasión y el deseo no es la misma en el inicio de una relación que dos años más tarde y muchas veces la rutina lleva a una pareja a disminuir su frecuencia sexual, volviéndose difícil disfrutar del sexo.

Ya sea porque se aburren, no tienen tiempo o les cuesta excitarse, las parejas disponen de muchos elementos para reavivar la llama de la pasión y uno de ellos es el que mejor resultado da una vez que se rompe la barrera de la vergüenza:

los disfraces.

Una de las propuestas más saludables para la pareja es la de cumplir fantasías,practicar juegos de rol y utilizar disfraces para encender el deseo y liberar esos bajos instintos que quedaron adormecidos en la rutina.

Una enfermera, un árbitro o una mujer policía puede dejar salir pasion s muy intensas de una mujer que quiera practicar el dominio sobre su pareja, castigándola, retándola, multando sus malos comportamientos con “castigos no onerosos, sino de especias
si el disfraz busca complacer al hombre,uno de conejita de playboy captara' su atencion y provocada un deseo unico.

Sea cual fuera tu gusto, el suyo o el de la pareja, poner un poco de pimienta al sexo sólo traerá beneficios sexuales para ambos y que, claro, se traslucirán en la relación amorosa - tanto hombres como mujeres aman más si hay buen sexo.


fuente sexologia

miércoles, 11 de marzo de 2009

El sexo y la mujer Latina



Para ellas el sexo es muy importante en sus vidas, la espontaneidad sexual es esencial y quieren sentir mayor placer


Las mujeres latinoamericanas han deseado tener una mejor vida sexual “frecuentemente o algunas veces”, según un estudio realizado en la Ciudad de México, con datos de 12 países de tres continentes: México, Brasil, Venezuela, Reino Unido, España, Francia, Alemania, Italia, Polonia, Arabia Saudita, Turquía y Sudáfrica.

El sexo es muy importante

El 75% del total de las 12,000 mujeres encuestadas en los 12 países respondió de manera afirmativa que el sexo es “importante” en sus vidas. Sin embargo, más del 50% de las mujeres de Latinoamérica lo consideraron “muy importante”, frente a un 28% de mujeres que dieron esa misma respuesta en los otros nueve países.

El estudio también muestra que el 44% de las latinoamericanas consideran la espontaneidad en el sexo como algo “esencial”, frente al 32% de las mujeres de los otros países que contestaron lo mismo.

El 14% de las mujeres de Latinoamérica quieren “sentir mayor placer sexual”, frente al 8% de las europeas.

Latinas abiertas en materia sexual

La presentación del estudio estuvo a cargo del Eusebio Ríos, presidente de la Asociación Mundial para la Salud Sexual, quien afirmó que las latinoamericanas somos mucho más abiertas en materia sexual que las europeas. “A las mujeres de Latinoamérica les parece muy importante la vida sexual. Sin embargo, por su cultura, cuando tratan de hacerlo público, no tienen el mismo nivel de apertura, un fenómeno completamente opuesto al de Europa”, señaló.

La Asociación Mundial para la Salud Sexual, fundada en 1978, reúne a 140 organizaciones profesionales de todos los continentes, dedicadas al estudio de la sexualidad humana.

El estudio, titulado “El sexo de la mujer moderna”, fue elaborado por la empresa farmacéutica alemana Bayer, en el marco de la campaña de promoción de un producto contra la disfunción eréctil.

fuente esmas

El arte de besar UNOS CONSEJITOS


Bésalo siempre como si fuera la primera vez. El énfasis que pongas al besar nunca será demasiado. Las caricias y las posturas sexuales son importantes, pero el beso es el acto más íntimo.

No te apresures. Disfruta el momento y relájate. No hay nada más impersonal y frío que un beso con los labios cerrados u ojos abiertos. Exprésate con sonidos de placer que le digan a tu compañero cuánto estás disfrutando la experiencia.

Capta el ritmo. Al principio intercambia una serie de besos lentos, suaves y cortos sin mucho ardor. Aunque el beso se vuelva agitado después, tus movimientos deben ser suaves y delicados en todo momento.

Besa en fases. Sé sensual y sexual al mismo tiempo, besándolo en etapas largas, alternando con y sin lengua. Juega con los labios, atrapa uno de sus labios con los tuyos. Besa sus comisuras, extiéndete por todo su rostro. Entre beso y beso roza sus labios con la punta de tu lengua, sin meterla en su boca.

Da cuatro besos en uno. Primero dale un simple contacto de labios cerrados que lo embriague y estremezca. Después unan sus salivas besándose de forma sencilla y serena. Luego metan su lengua en la boca del otro en busca de un contacto más penetrante e intenso. Por último entrelacen sus lenguas de forma totalmente profunda.

Bésalo con la boca abierta. Si lo haces con los labios húmedos, le producirás sensaciones muy excitantes y placenteras conforme avanzas, acaricias y estimulas el interior de su boca.

Mordisquéalo. Mete tu lengua en la boca de tu amor presionando un poco. Luego muerde con suavidad sus labios, de modo que el beso se vuelva un mordisco leve.

Explóralo. Recorre el interior de su boca con tu lengua, métela entre el labio y la encía y acaríciala, esto le dará un cosquilleo excitante. Recorre la parte inferior de la lengua de tu hombre y saborea su frenillo.

Fricciónalo. La lengua y los labios están llenos de terminaciones nerviosas placenteras que pueden llevar incluso al orgasmo. Lógralo poniendo tu lengua dura, métela y sácala de su boca con ritmo y fricción.

Succiónalo. Haz que él sienta que todo su cuerpo se involucra en una caricia, succionando su lengua hasta llenar a tu chico de deseo.

Colabora con él. Cuando él tome la iniciativa, coopera para que disfruten más. Limita los movimientos de su lengua y acógela con placer. Succionando levemente su lengua, lo estimularás y le mostrarás cuánto te gusta lo que él te hace.

Desnúdate para él has un stripp

¿Quieres reconquistar a tu amor y recuperar la chispa de la seducción? En la academia de striptease Platinum High Class de la Ciudad de México cualquier mujer, sin importar los kilos o años de más, puede aprender el arte de desvestirse.

La instructora Andrea Garfias, una morena curvilínea, asegura que todas podemos cumplir nuestra fantasía de convertirnos por unas horas en strippers, si aprendemos cómo quitarnos la ropa con lentitud y mucho erotismo durante una canción.

Esta exótica stripper dirige la academia con su hermana Rubí, en la parte posterior de un establecimiento de artículos eróticos para despedidas de solteras. Entre espejos en la pared, las alumnas toman clases en grupo o de forma individual.

Quiénes asisten

Por esta academia han pasado amas de casa, estudiantes, doctoras en ciencia, mujeres de 60 años, con sobrepeso, chaparritas, de clase alta. "Aquí vienen por todo tipo de razones: quieren enamorar otra vez a sus maridos, cazar novio, romper sus tabúes o quitarse la vergüenza", señala la bailarina.

Según ella, muchas de las mujeres que asisten a este lugar perdieron la ilusión inicial que disfrutaban en la relación con su pareja; necesitan renovarse porque la monotonía fue matando poco a poco la atracción que sentían.

Hay alumnas del Platinum High Class que vienen porque les gusta hacer de swingers, son modelos o chicas muy jóvenes “que quieren aprender porque su galán se los pidió”, cuenta la instructora.

Por qué aprender

Graciela Gómez, de 48 años, desde niña tenía el sueño de "bailar quitándose la ropa" y acaba de empezar las clases. "Mi marido está encantado, voy a hacerle un striptease en casa en cuanto tenga la menor oportunidad".

Otras alumnas afirman que no tienen pensado quitarse la ropa para nadie en particular, sino para sí mismas, porque simplemente quieren sentirse más libres y desinhibidas. "Si mi novio se lo gana, a lo mejor le hago un desnudo", afirma una estudiante de biotecnología de 26 años, para quien estas lecciones le dan "confianza y seguridad".

Cómo es la clase

Desde hace diez años, Andrea imparte la técnica de entrenar a mujeres como strippers para concursos a los que acude un numeroso público. La instructora no suele dejar que los hombres presencien las clases, porque asegura que "ellos quieren dar órdenes a sus mujeres de cómo moverse, y aquí la única maestra soy yo".

La stripper afirma que las mexicanas pueden ser "muy tímidas o muy lanzadas, sin término medio". En las clases, las más tímidas no tienen por qué desnudarse completamente si no quieren, basta que aprendan a hacer los movimientos adecuados. Curiosamente, las menos pudorosas son generalmente las que mantienen relaciones con hombres casados.

Los elementos indispensables

Además de usar una minúscula tanga y un sostén provocador, "hay que saberse acariciar, perderle el miedo a tu cuerpo, y es absolutamente necesario mirar a los ojos a la persona a quien dedicas el striptease”, explica Andrea.

Para lograr sobresalir, es necesaria una expresión facial y corporal atractivas, y saber "contar una historia a medida que te vas despojando de la ropa, en sincronía con la canción".

Otro requisito importante es aprender a caminar. "Las mexicanas hemos perdido la capacidad de movernos sensualmente porque en la Ciudad de México todo se hace de prisa", lamenta la stripper.

Sostiene que "para hacer un buen desnudo no hace falta tener un buen cuerpo, así como tampoco lo es necesario para hacer el amor. Nos vendieron mucho tiempo el estereotipo de mujer alta y delgada, pero lo más importante es la belleza interna", afirma Andrea Garfias.

Sobre la mesa o en su regazo

Las alumnas de la academia tienen la posibilidad de que, una vez entrenadas con la técnica coreográfica de quitarse la ropa, puedan graduarse en table dance y aprender a hacer un baile sexy sobre una mesa o en el regazo de su hombre. "Pero la mayoría cree que con el striptease no necesita nada más", dice la experta.



A más dinero de él, más orgasmos de ella

http://www.pasiones.es/wp-content/uploads/billetes_500_euros.jpg

Unos investigadores de la Universid de Newcastle han publicado un informe, divulgado por el periódico Times, que asegura que el placer sexual de las mujeres es mayor cuanto más lo sea la cartera de su pareja. Thomas Pollet, director del estudio, afirma que “el hecho de que la frecuencia de los orgasmos de las mujeres aumente con el nivel de ingresos de su pareja, se debe a una adaptación evolutiva”.
Para la realización del estudio se ha contado con la colaboración de 1500 mujeres chinas y aunque los científicos reconocen que los factores que influyen en el orgasmo son múltiples, el dinero es uno de los más importantes, incluso por encima del atractivo físico del hombre: “Las parejas más deseables económicamente provocan más orgasmos en sus mujeres”, afirma el doctor Pollet, que ha aclarado que pese a que la muestra se restringió a ciudadanas chinas, las conclusiones son extrapolables a mujeres de cualquier edad y nacionalidad.

Al final va a resultar que el tamaño importa, pero el de la cartera.

Fuente: ADN.es